Experiencias en Información y Documentación

Agregar un subtítulo (2)

Muchos de los jóvenes que están en proceso de terminar sus estudios en bachillerato, aúnan dudas con respecto a su futuro académico. Una de las consecuencias en la indecisión a la hora de seleccionar una carrera suele ser la falta de información acerca del trascurso anual de la misma. Es decir, la información que muchos requieren, se encuentra relacionada con las reflexiones u opiniones que tienen los estudiantes de dichas titulaciones.

Este tipo de fuente de información despeja muchas dudas, y en la mayoría de casos aceleran la decisión final de los futuros estudiantes. Las observaciones que tienen los estudiantes sobre las carreras que estudian, se caracterizan por ser francas y directas, en ocasiones críticas, pero en su totalidad son constructivas.

Desde TipsDCluster, hemos decidido aportar reflexiones por parte de estudiantes de diferentes facultades de Información y Documentación en España, para que sirva de orientación y ayuda a futuros alumnos universitarios.

Por ello, te recomendamos que conozcas la opinión que tienen estas 5 estudiantes acerca de su paso por el Grado en Información y Documentación, y descubras cuáles han sido sus experiencias.

Alexia Novo Martínez

Estudiante del 4º curso. Grado en Información y Documentación. Universidade da Coruña (UDC) (Ferrol, España)

El Grado en Información y Documentación llegó a mí de forma casual en tercero de la ESO cuando, echando un vistazo a unos folletos informativos sobre estudios universitarios, leí aquello de “biblioteconomía” (término utilizado antaño). Recordé en aquel momento cuando con 11 años había dedicado unos meses a quedarme durante los recreos en la biblioteca, ayudando al encargado a apuntar los préstamos y las devoluciones en sus correspondientes fichas, todavía en papel. Supongo que en aquel momento supe que había encontrado aquello a lo que me quería dedicar.

Ahora que estoy estudiando el último curso, puedo decir que he tocado “un poco de todo” para lo que nos prepara la carrera, y creo que no podría elegir entre las materias relacionadas con la informática y las de archivística.

Definitivamente, materias como diseño de recursos web o bases de datos me han resultado más fáciles, o quizá es que las he cogido con muchas ganas y por eso me han resultado más sencillas.

En contraposición, recuerdo que una materia que me resultó complicada fue la de catalogación de documentos especiales, en donde nos enseñaban a catalogar fotografías, mapas, dibujos… Aunque no me disgusta para nada la parte de catalogación, sí que me resulta un poco más engorrosa.

Esta pregunta me parece curiosa puesto que, si me la llegan a realizar estando en segundo de carrera, hubiese dicho que no. Al principio, al menos en el plan de estudios del grado que curso, todo se centraba demasiado en la teoría, lo cual me desanimaba bastante. Pero una vez he ido pasando los cursos, y habiendo podido poner en práctica los conocimientos adquiridos, diría que sí.

Aunque como siempre digo, una cosa es la carrera, y otra el mundo laboral. Cuando te topas con un trabajo, es cuando realmente te das cuenta de que no solo basta con lo que has estudiado, si no que las capacidades de uno mismo influyen más si cabe y aprendes a ser más resolutivo.

Por suerte he podido realizar prácticas en dos entornos distintos: una biblioteca y un archivo, las vertientes más tradicionales del grado. En la biblioteca realizaba tareas de atención al usuario como préstamo y devolución, recepción de nuevos materiales, y catalogación entre otros. En el archivo realicé tareas de identificación de documentos, inventariado y descripción.

Lo cierto es que me gustaron tanto ambas, que ni siquiera recuerdo haber encontrado alguna tarea más difícil, aunque supongo que en el archivo las tareas eran más costosas en cuanto al nivel de trabajo.

Respecto a si volvería a trabajar allí, diría que sí a cualquiera de las dos opciones. De la primera me gustaba el trato con el público, y de la segunda trabajar rodeada de documentación, producida en algunos casos a principios del siglo XVIII.

En general, la valoro de forma positiva a pesar de haber pasado por momentos en que he querido tirar la toalla, bien fuese por materias a las que no veía el interés, o por el trato que a estudios como estos (ligados a las humanidades en el caso de mi universidad) se le está dando.

Mi consejo sería que leyese los planes de estudio que ofertan las diferentes universidades y, de tener la oportunidad, no tuviese miedo a elegir el que más le guste, aunque quede lejos de su hogar. Además, creo que no hace falta elegir una salida profesional desde el primer curso. Por ello, animaría a la gente a que, si tiene la posibilidad, intente hacer prácticas en distintos ámbitos, pues creo que solo así encontrarán de verdad aquello a lo que quieran dedicar su vida.

Fermina Torras Lázaro

Estudiante del 2º curso. Grado en Información y Documentación. Universidad de León (ULE) (León, España)

La elección del grado de Información y Documentación se dio de forma inesperada. Me presenté a las pruebas para mayores de 25 años para acceder la carrera de pedagogía y logré plaza. Una vez empecé las clases vi que no me estaba llenando tanto como esperaba y decidí no continuar con esa carrera.

Durante ese año “en blanco” me presenté a una convocatoria de bolsa de trabajo público para auxiliar de biblioteca en mi población natal (Montcada i Reixac). Me gustó tantísimo el temario que estudié que decidí solicitar plaza en la Universitat de Barcelona para empezar el grado de Información y Documentación al año siguiente. Fue así como empecé a estudiar este grado y no pude acertar más; desde el primer momento sentí que esos eran mis estudios.

Las materias que más me han gustado han estado relacionadas con la esencia de la propia carrera, como por ejemplo en el primer curso de la UB estaba la asignatura de “ISID” (Introducció als Sistemes d'Informació i Documentació) que te hacían un recorrido por las tipologías de bibliotecas, archivos y centros de documentación, como también la profesión y los profesionales que integran el sector. Era una asignatura anual pero muy muy bonita y enriquecedora. A líneas generales, es un ámbito de estudio asequible e interesante pero que conlleva su dedicación como cualquier grado universitario.

En lo referente a las asignaturas más complejas podrían ser las que no son tan afines a nuestro ámbito de estudio, como por ejemplo estadística, teoría de las organizaciones, etc. Aunque también recuerdo la asignatura de Bases de Datos, básica en nuestro grado, como una de las que más me costó.

Sí hay diferencia, pero destacaría que es a mejor cualitativamente. Cuando entré en la carrera tenía una idea de las bibliotecas y de la profesión muy encasillada. Me explico: entré a los estudios pensando en dedicarme en un futuro a la biblioteca escolar, por mi interés en las bibliotecas y en el ámbito educativo, pero una vez dentro te enseñan que las bibliotecas es solamente una porción de todo nuestro sector. No conocía qué era un “content curator” ni tan siquiera el “big data”.

Interiorizas el valor de la información más allá del libro, en la calidad y en cómo informarte para tu vida profesional, académica o incluso personal. Por eso digo que hay diferencia a cómo me esperaba la carrera y a cómo está siendo; es una carrera actualizada al momento digital que nos envuelve.

Tuve una compañera de clase que estudió la diplomatura y me contó que en su momento les enseñaban a coser libros para restaurarlos (una idea magnífica para todos aquellos que nos apasionan los libros), pero la verdad es la siguiente: ahora nos enseñan cómo funcionan los operadores booleanos de Google.

Tengo varias opciones pensadas para realizar las prácticas, pero destacaría mi interés por las bibliotecas universitarias o bien las bibliotecas penitenciarias. Todavía es un poco pronto en mi caso, por eso.

La valoro muy positivamente si es un ámbito de estudio de tu interés, obviamente. Además, es una carrera con proyección, eso significa que una vez terminas los estudios hay una gran diversidad de especializaciones esperándote.

Aconsejaría a cualquier estudiante que tenga en mente estudiar este grado que, antes de nada, como futuro profesional de la información que será, se informe muy bien sobre qué se aprende y para qué sirve. Que valore todas las universidades que actualmente ofertan el grado porque hay opción de estudiar presencial, semipresencial y online. Además, que se informe sobre nuestra profesión: colegios, asociaciones a nivel nacional, publicaciones, etc. Eso le dará una visión global de qué puede ser en un futuro.

María Antonia Martínez Sánchez

Estudiante del 4º curso. Grado en Información y Documentación. Universidad de Granada (UGR) (Granada, España)

Pues la verdad es que no fue mi primera opción, ya que a lo largo de bachiller cambié mucho de parecer acerca de lo que quería estudiar. Finalmente, decidí que Comunicación Audiovisual era lo que más me podía gustar, pero me quedó una asignatura para septiembre (matemáticas) y claro, como era de esperar todas las plazas de esta carrera estaban ya ocupadas.

De esta forma, tuve que conformarme con lo que “quedaba” e Información y Documentación era la carrera más parecida que había, en el sentido de que pertenecen a la misma rama y tienen alguna cosita en común. Ese verano conocí a una chica que acababa de graduarse de este grado y fue ella la que me contó más o menos en qué consistía la carrera, porque nunca había oído hablar de ella.

Desde mi punto de vista, que una asignatura te guste más o menos depende mucho del docente que la imparta. Pero aparte de esto, las asignaturas que más me han gustado han sido las que tienen algo que ver con el mundo de las empresas o con los medios de comunicación.

Creo que mi asignatura favorita ha sido documentación en medios de comunicación, ya que me abrió mucho los ojos y me dio a conocer un sector que no contemplaba de la televisión o el cine y que es muy interesante. Y las que menos, las tendría bastante claras: derecho, bibliometría, archivística y tecnologías web.

No, no he hecho ningún curso. Aunque, estoy a punto de comenzar mis prácticas, y la verdad es que me apetece muchísimo ver cuánto de lo que he aprendido es realmente aplicable. No voy a hacer las prácticas en una biblioteca, y todo lo relacionado con catalogación, etc., no creo que me haga mucha falta.

Pues diría que sí, creo que es un nicho de mercado que esta poco explotado y que hay muchas personas trabajando en nuestro sector sin tener realmente una formación completa, digámoslo así. Además, creo que es una carrera muy voluble, en el sentido de que se puede adaptar a muchos campos. No hay que limitarse a las bibliotecas, hay muchísimo trabajo en lo que a gestión documental respecta.

Creo que por lo menos en Granada, la carrera sigue estando muy enfocada al mundo de las bibliotecas, lo cual cierra mucho la perspectiva del alumno. Por ello, si pretendes dedicarte a otras áreas como las relacionadas con la comunicación o con los museos, en el grado apenas se te da herramientas para ello.

Supongo que si esa persona ha elegido la carrera por voluntad propia la disfrutará más. Si, por el contrario, es el caso de alguien como yo que no era su primera opción, le diría que le dé una 2ª oportunidad, porque puede que se le abran puertas a cosas que le gustan y no lo sabía en un principio.

Tania Deive García

Graduada en Información y Documentación. Estudiante del Máster en Estudios Avanzados en Museos, Archivos y Bibliotecas. Universidade da Coruña (UDC) (Ferrol, España)

Me matriculé por primera vez en este Grado sin tener ni una mínima idea de qué era lo que me iba a encontrar. Por desgracia, además de ser un ámbito con nula difusión para futuros universitarios, trata materias y contenidos que no tienes la posibilidad de conocer durante los niveles de educación anteriores (E.S.O. y Bachiller), al contrario de lo que sucede con otras carreras del mundo de la biología, la física, la informática, etc.

Digamos que, en mi caso, me fie completamente del nombre del Grado, como quien elige un libro por la portada o el título; y yo, que soy lectora empedernida y persona de letras puras, me dejé llevar por lo que suponían en mi cabeza los conceptos de “Información” y “Documentación”. Al final, sin quererlo, descubrí a qué quiero dedicarme profesionalmente.

Como persona ya Graduada, he de decir que la preferencia por unas u otras asignaturas, en muchos casos está condicionada por los docentes que las imparten; pero, dejando a un lado esta circunstancia, si tengo que elegir una materia de todas las que he cursado, esa sin duda sería Catalogación (Análisis Documental, formalmente).

A mí siempre me resultan más fáciles los contenidos prácticos: asignaturas como Análisis de Contenido, Bibliografía, Paleografía, Bases de Datos…; por el contrario, las asignaturas más teóricas me han resultado las más difíciles: Documentación General, Gestión de Empresas, Fuentes de Información Especializadas

He realizado un curso de Makerspaces y bibliotecas. Me hubiese gustado cursar alguno más, pero siendo de pago, es complicado.

Por una parte, he realizado las prácticas curriculares del Grado en la Biblioteca Municipal de mi localidad, desenvolviendo funciones como: gestión y mantenimiento de colecciones bibliográficas, tareas técnicas de catalogación y clasificación de los fondos, atención y organización de servicios a usuarios, gestión y atención en servicios de información bibliográfica, organización de actividades culturales y promoción de lectura

Además, he disfrutado de una beca de colaboración en la Biblioteca de mi Universidad durante 8 meses, realizando prácticamente las mismas actividades.

Mi experiencia personal en la carrera no ha sido del todo satisfactoria, dadas las condiciones concretas de la Facultad donde he estudiado, que suponen desde falta de personal del área, hasta inclusión de docentes de otros ámbitos para impartir materias de biblioteconomía (profesionales que, evidentemente, no tenían ni una mínima idea de los contenidos que explicaban); si las condiciones fuesen las idóneas, estoy segura de que este largo recorrido de 4 años habría sido mucho más fructífero y lo habría disfrutado más.

Como consejo a futuros universitarios interesados: conoced e investigad. Es muy difícil decantarse por este Grado guiándote únicamente por los planes de estudio o las guías docentes, ya que las asignaturas son muy específicas y sólo vas a conocer su contenido si optas por estudiarlas. La mejor opción es ponerte en contacto con estudiantes de la carrera, que van a contarte las experiencias más reales y objetivas para poder asesorarte; somos un ámbito “fantasma”, como suelo denominarlo yo, ya que no se desarrolla ningún tipo de difusión (de ahí el cada vez menos número de matriculados) para dar a conocer los estudios y las profesiones del sector, y esto es algo que se hace evidente cuando dices que estudias Información y Documentación y la gente te pregunta “¿Y eso qué es?”.

Estudiante del 2º curso. Grado en Información y Documentación. Universidad de Granada (UGR) (Granada, España)

Al contrario de lo que se suele oír los primeros días de carrera, yo elegí el grado de Información y Documentación hace muchos años, cuando aún se llamaba Biblioteconomía, pero por circunstancias de la vida, no pude empezarlo hasta hace dos años. Descubrí mi pasión por la lectura de pequeña y sentí que era lo que quería hacer el resto de mi vida. Soy de la rama tradicional del grado, en el sentido de que, trabajar en una biblioteca me parece el mejor trabajo del mundo.

Actualmente sólo estoy en el segundo curso del grado, por lo que mis conocimientos sobre todas las materias son limitados, aun así, hasta ahora puedo decir que las que más me han gustado son Introducción a la Información y la documentación, Medios de comunicación, Información y Referencia, Documentación en Medios de Comunicación… En cuanto a las más difíciles, a mi parecer, son Marco Jurídico, Sistemas de Organización del Conocimiento y sin duda, Tratamientos de fondos de Archivos.

Sí, en primero realicé un curso organizado por la biblioteca de la facultad sobre Bases de datos y catalogación documental. Sirvieron de apoyo para algunas asignaturas y es muy recomendable, ya que son paralelos a las materias que se están realizando en el momento, además obtienes algún que otro crédito.

Realmente no, es una carrera con muchas más salidas profesionales de lo que normalmente se cree, muchas de ellas nada relacionadas con bibliotecas o archivos, debido a ello las profesiones son menos conocidas y, por tanto, menos demandas. Aun así, el abanico es tan amplio que tenemos cientos de opciones donde elegir. En el caso de las oposiciones a bibliotecas, son algo más complicadas que el resto, ya que como se ha comentado a anteriormente en este blog, son accesibles para cualquier tipo de persona con Licenciaturas diferentes a la nuestra. Por ejemplo, hay una biblioteca en una facultad de Cartuja que su bibliotecaria es graduada en Farmacia.

De momento está siendo algo diferente a lo que esperaba, desde el cambio que se hizo hace unos años (Biblioteconomía, Información y Documentación) la carrera es mucho más práctica que teórica, implementando las nuevas tecnologías y haciéndolas base para la formación de los futuros graduados en Info&Doc. Aun así, no me arrepiento para nada de haberme matriculado y estoy muy orgullosa de cada pasito que, poco a poco, vamos dando en esta profesión. A todos aquellos que se plantean esta carrera los animo a que lo hagan sin ningún tipo de duda, se sorprenderán de la cantidad de materias y diferentes temas que aprenderán a lo largo de los cursos que no pensabas posible en una carrera “que es para hacerse bibliotecario”, ¡no sabes lo equivocado que estás, amigo! ¡En esta carrera aprenderás muchísimo más que a clasificar libros!

Conocer diferentes reflexiones acerca del Grado en Información y Documentación, clarificarán mejor tu incertidumbre académica, de tal forma que puedas solventar tus interrogantes con respecto a las asignaturas, las salidas profesionales, las prácticas de empresa, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *