Perspectiva de estudiantes sobre Información y Documentación

¿POR QUÉ INFORMACIÓN Y DOCUMENTACIÓN_ (1)

Cuando llega el momento de elegir qué carrera universitaria vas a estudiar, se produce una de las situaciones más importantes, y que marcarán un antes y un después en tu vida. No sólo se trata de elegir una titulación a secas, sino que has de seleccionar aquella que más se aproxime a tus gustos académicos y profesionales, es decir, aquella que te haga sentir realizado.

Un punto importante en la selección de la carrera universitaria, consiste en la búsqueda de los puestos laborales a los que puedes optar si decides estudiar un grado u otro. Siempre es interesante barajar distintas opciones académicas, pero hemos de tener muy presente el volumen de salidas profesionales con las que cuenta cada una de las carreras.

Muchas de las situaciones que se suelen dar a la hora de la elección de una carrera, consiste en la desinformación que se tiene acerca del grado universitario. Por ello, es esencial nutrirse de las mejores fuentes para conocer más profundamente todos los aspectos que abarca dicha titulación.

En el 90% de los casos, los jóvenes se contentan con la información que las facultades brindan sobre sus carreras, pero siempre es importante conocer la opinión que tienen sus estudiantes sobre ellas.

Por dicho motivo, en TipsDCluster ofrecemos el punto de vista de estudiantes que han pasado por el Grado de Información y Documentación, de tal forma que amplíes tu rango de información acerca del mismo.

Blanca Galvache Lima

Graduada en Información y Documentación. Universidad de Granada (UGR) (Granada, España)

Para mí, la pregunta más correcta sería decir por qué me quedé en el grado, ya que no lo elegí como primera opción. Me quedé porque veía muy factible todo lo que a informática se trataba con visión de futuro, una vez hecho el grado, y me atraía mucho esa idea.

Pues principalmente centraría un mayor porcentaje en las practicas, englobarlo todo de cara a la vida laboral, y así se le podría sacar más partido a muchas asignaturas que solo se centran en la teoría, y en lo superficial.

Cuando aprobé todas las asignaturas, y todos los compañeros que he conocido y todas y cada una de las experiencias que, a lo largo de los días de clases, de época de exámenes, de no salir de la biblioteca... me han dado.

Pues aún lo estoy construyendo.

¿Consejo? Mas qué consejo le diría que adelante, y que se informe muy bien de todas las dudas que se pueda llegar a plantear antes de entrar.

Carmen Inmaculada Costela García

Graduada en Información y Documentación. Universidad de Granada (UGR) (Granada, España)

Conocí este grado por medio de unos amigos, siempre he sentido pasión por la información, los archivos y las bibliotecas, por lo que vi en este grado la oportunidad perfecta para dedicarme a algo que me ha gustado desde pequeña.

Sin duda, la mejor asignatura para mí fue documentación digital. Sinceramente y bajo mi parecer, tuve muchísima suerte en que los profesores que la impartían, eran muy jóvenes, con ganas de enseñar y con unas herramientas muy actualizadas.

Si hablamos de facilidad de aprobado, la asignatura de sistemas de representación y procesamiento de la información tenía un método de evaluación que daba bastante oportunidades de aprobar.

Pero si por el contrario hablamos de la asignatura que para mí me resulto más fácil, quizás porque era otra de mis favoritas y no me costaba dedicarle tiempo, era sin duda Recursos de Información.

Por otro lado, sin duda hay dos asignaturas muy complejas, al menos para mí, que son bibliometría y tecnologías web, conocida coloquialmente como Drupal. Realmente, bibliometría es compleja por sí misma, ya que es una asignatura muy diferente, que supone un choque en 3 de carrera y por ello, resulta muy cuesta arriba.

Pero sin duda, que la asignatura de tecnologías web, sea temida por todas las promociones que han pasado por nuestro grado, es más culpa de la preparación obtenida años atrás. Quizás si las asignaturas que la preceden, estuvieran más actualizadas y utilizaran otro tipo de software, esta asignatura sería mucho más llevadera. Mi promoción tuvo la suerte de conocer WordPress de primera mano antes de pasar a 4º curso, pero aún así, es sin duda una de las asignaturas más complejas.

Realmente, hay mucho que actualizar en nuestro grado. Sin duda, el gran problema que tiene nuestra facultad es que está quedándose obsoleta. Muchas asignaturas deberían actualizarse, utilizar nuevos softwares, aquellos que realmente nos van a servir en un futuro.

No concibo que, durante 4 años, nadie nos enseñe de primera mano el software de Absysnet, siendo este el programa general para todas las bibliotecas de Andalucía. En mi caso, al realizar las prácticas en biblioteca, he podido conocer este programa más a fondo, pero otros muchos compañeros no.

Hablo de este programa como un ejemplo concreto, pero necesitaría mucha reforma en los tipos de bases de datos que nos enseñan, entre otras cosas.

Sí, realicé dos practicas ICARO, una externa y otra interna.

Mis primeras prácticas las realicé cuando cursaba el 3º curso. Fueron en el Ayuntamiento de Armilla, y mis tareas fueron tanto en biblioteca como en archivo.

A continuación, dejo las tareas que realicé en ambos:

En biblioteca:

  • Catalogación con el sistema integrados de gestión bibliotecaria, Absysnet.
  • Vaciado de revistas.
  • Labores de mantenimiento y actualización del catalogo.
  • Circulación (préstamos, devoluciones, reservas...).
  • Extracción de datos para la elaboración de estadísticas.
  • Traslados de fondos y recolocación.
  • Información y referencia.
  • Actividades de extensión bibliotecaria (formación de usuarios, animación a la lectura, visitas guiadas, creación de puntos de interés, confección de guías de lectura...).
  • Programación y desarrollo del Proyecto de actividades de animación a la lectura "Un verano de cuento".
  • Gestión de lectores (nuevas incorporaciones y tramitación de la tarjeta de usuario).
  • Creación de códigos de barras, tejuelos, registro, sellado, y encuadernaciones.
  • Apoyo a tareas administrativas y trabajos ofimáticos.
  • Control de dispositivos informáticos.
  • Atención al usuario de forma presencial, por teléfono y correo.

En Archivo:

  • Aprendizaje de las distintas áreas o series de archivo.
  • Ordenación de expedientes dentro de cada área.
  • Informatización de la documentación del archivo.
  • Búsqueda de Expedientes Informatizados.
  • Atención al personal administrativo.
  • Préstamos y devoluciones de expedientes.
  • Organización y clasificación del archivo de noticias de Armilla.
  • Investigación y recopilación de información sobre acontecimientos relacionados con el municipio de Armilla en archivos históricos provinciales.
  • Trabajos con fondo antiguo del Ayuntamiento de Armilla.

Mis segundas prácticas fueron de formación interna, dentro del archivo de la propia Universidad de Granada, donde me dediqué exclusivamente a la digitalización de expedientes académicos. No pude realizar el periodo del contrato completo, ya que llegó la pandemia, y la UGR cerró sus puertas.

Mis 4 años en la universidad fueron los mejores años como estudiante que he vivido, pero me hubiera gustado aprender muchísimo más. Creo que nuestro grado puede dar mucho más, formarnos mucho mejor e incluso introducir otro tipo de formación que complemente aun más nuestra educación en todo lo relacionado con la documentación, y sobre todo empaparnos más de los alcances de una buena información y hacernos verdaderos expertos en su manejo y uso, salimos graduados, pero con muchísimas carencias que se ven muy claramente cuando queremos entrar en el mundo laboral.

Como punto extra, diría que, si hay algo que tenemos que cambiar, es que nuestro gremio debería imponerse, y exigir que solo los titulados o graduados podamos acceder a nuestras oposiciones. Ya que nosotros no podemos optar a opositar en otros campos, que nadie de fuera pueda quitarnos nuestro lugar.

Saray Díaz Canosa

Graduada en Información y Documentación. Universidade da Coruña (UDC) (Ferrol, España)

La decisión de matricularme en estos estudios fue totalmente vocacional. Como les ha pasado a otros/as compañeros/as, en Primaria ayudaba durante los recreos a la profesora que se encargaba de la biblioteca de mi colegio. También en mi casa me dedicaba a colocar y clasificar todos mis libros de diferentes formas, según se me iba ocurriendo cada día. Fue así como encontré la respuesta a la gran pregunta que nos hacen a todos/as cuando somos pequeños/as: ¿Qué quieres ser de mayor? ¡Yo quería ser bibliotecaria!

Sin embargo, no tenía ni idea de qué había que estudiar o qué había que hacer para trabajar en una biblioteca. Cuando ya estaba en Bachillerato, mi hermana mayor me contó un día que existía una carrera universitaria relacionada con las bibliotecas. Al día siguiente, fui a pedir información al despacho de orientación de mi instituto y me dijeron que no podía “echarme a perder” estudiando esa carrera, porque tenía muy buenas notas y podía aspirar a algo mejor. Sí, en ese momento pensé lo mismo que estás pensando tú ahora.

Pero como reza el dicho: “a palabras necias, oídos sordos”. Mi decisión fue tajante. Nunca tuve un plan B: o estudiaba Información y Documentación o nada. Y cuatro años después de esa charla con la orientadora estoy más que orgullosa de mí misma y de ser Graduada en Información y Documentación.

Las compañeras entrevistadas en el anterior post han dado con la clave: la impresión que tenemos de una asignatura siempre está condicionada por el/la profesor/a que la imparte. Pero a esto también habría que añadir nuestros propios gustos personales y las salidas profesionales que más nos atraen.

Lo curioso es que puedes empezar con una idea muy clara y firme de qué es lo que te gusta, pero, de repente, descubres algo nuevo que te hace cambiar por completo. Eso mismo me pasó a mí en dos ocasiones. La primera, cuando entré en la carrera con el foco puesto en las bibliotecas y, en apenas cuatro meses, me atrapó el mundo de los archivos. La segunda vez fue al final de todo, en cuarto curso, cuando ya pensaba que lo sabía todo sobre los archivos, nos explicaron qué es la gestión documental y las Normas ISO asociadas a ella.

Por tanto, mis asignaturas preferidas terminaron siendo todas aquellas que tienen que ver con los archivos y la gestión documental: Archivística, Gestión de documentos administrativos, Gestión de archivos históricos, Archivos de empresa, etc.

Por otra parte, creo que no hay asignaturas fáciles o difíciles, sino asignaturas que requieren mayor o menor dedicación, dependiendo de la carga de trabajo que impongan los/as profesores/as y, de nuevo, de tus propias habilidades y preferencias. De hecho, mi sensación es que se empieza por materias muy teóricas que asientan los pilares básicos de las ciencias documentales y, a partir de ahí, se va ascendiendo hacia asignaturas más prácticas o teórico-prácticas que están interrelacionadas entre sí y que se van completando unas a otras.

En la carrera aprendes los fundamentos básicos y conoces las principales herramientas que vas a necesitar para desenvolver tu trabajo; pero las habilidades para el mundo laboral sólo se adquieren trabajando y viviendo la realidad de los centros. Por esta razón, yo recomiendo a todos/as los/as estudiantes que soliciten becas de colaboración, voluntariados o prácticas extracurriculares que oferte su Universidad –a mayores de las prácticas curriculares– para introducirse en la profesión y comenzar a ganar experiencia.

La ventaja es que, generalmente, vas a tener un tutor profesional que va a resolver todas tus dudas y te va a ir guiando para adquirir un método de trabajo y organización. Además, muchas de estas becas de colaboración incluso están remuneradas. De esta forma vas a ver que, desde luego, no estudiamos Información y Documentación para mandar callar a los/as usuarios/as de una biblioteca con cara de malhumorado/a o para encerrarnos en un archivo polvoriento y no ver la luz del sol. Nada de eso.

Durante el primer cuatrimestre del último año de carrera tuve 250 horas de prácticas en un archivo administrativo desde el que también se gestionaba una hemeroteca. Por tanto, realicé tareas como la descripción de expedientes y el registro de publicaciones periódicas. Además, también me ocupé de la comunicación a través de la web y de la dinamización de las redes sociales. Sin duda, esta última es la tarea que más disfruté.

Por otro lado, no hubo ninguna actividad que me resultase difícil, porque fue suficiente con poner en práctica los conocimientos adquiridos en la carrera. La única objeción que pondría es que el centro no contaba con ningún software específico para gestionar el archivo ni la hemeroteca. Todas las tareas se llevaban a cabo con programas ofimáticos que tenemos todos en nuestros dispositivos, como son Excel y Access. Al final, estas herramientas no cumplen con ninguna normativa archivística ni bibliográfica, ni son eficientes para gestionar los fondos. En cambio, es la triste realidad a la que se enfrentan cada día muchísimos archivos y bibliotecas.

Si tuviera la oportunidad, sí que continuaría trabajando allí, porque la plantilla del centro contaba con un único documentalista y realmente es necesario implementar cambios que optimicen la gestión de los documentos administrativos y de los fondos hemerográficos. Así pues, tienen un gran reto por delante en el que estaría dispuesta a participar.

Mi experiencia en la carrera no ha sido tan buena como me gustaría, debido a los problemas que tiene la Facultad de Humanidades y Documentación de la Universidade da Coruña desde hace varios años, principalmente la falta de docentes del área de biblioteconomía y documentación. No obstante, la vocación prima por encima de todo. Cuando estás haciendo lo que realmente te apasiona, no importan los obstáculos que se presenten, simplemente los superas y sigues centrado en tu camino y en tu objetivo.

Si tú eres una persona que está pensando en estudiar el Grado en Información y Documentación, pero no tienes muy claro qué hacer, te diría dos cosas:

  1. La primera: ¡enhorabuena! Con la escasa difusión que tienen estos estudios, es muy positivo que hayas llegado a conocerlos y que te hayas interesado por ellos.
  2. La segunda: si te lo estás pensando tanto es porque, en el fondo, tu subconsciente ya ha tomado la decisión ¡Adelante!

Sergi Gilabert Sempere

Estudiante del 3º Curso. Grado en Informació i Documentació. Universitat de Barcelona (UB) (Barcelona, España)

Elegí este grado por casualidad. Venía de intentar una ingeniería sin éxito y me puse a buscar grados, y el nombre de este me llamó la atención. No era una opción que me hubiera planteado previamente, ya que desconocía de la existencia de esta, pero consulté las asignaturas y las salidas y la marqué como primera opción, sobre todo por el apartado de bases de datos, el cual es un tema que me interesa mucho. Era como que tenía también una parte bastante técnica, que era lo que me interesaba encontrar en un grado. Entonces revisé por encima las asignaturas que se impartían y sus planes docentes y decidí embarcarme a la aventura.

Las asignaturas más aplicables a tecnología, como podría ser Información y formatos digitales, Bases de datos, Metadatos, entre otras. Me gustan más porque tienen una aplicación informática, que es uno de mis mayores intereses, y que son asignaturas que puedes ver una aplicación más práctica que otras más teóricas. También me gustó mucho que, en primero, tuvimos una asignatura en la que venían profesionales que habían cursado nuestros estudios y nos permitía ver proyectos muy interesantes y el gran abanico de salidas que nos esperaban al acabar.

Al no tener una idea preconcebida de la carrera no he encontrado diferencia, más o menos era como me lo esperaba. Buscaba sobre todo un cambio de aires a nivel académico: es una carrera más teórica que la que estaba cursando anteriormente y la aplicación que tiene ésta me gusta más.

Yo creo que sí, sobre todo porque son unos estudios polivalentes y que tratan un tema bastante universal en la sociedad que vivimos: la información. En todos lados se genera y se utiliza información, y esta se tiene de gestionar de alguna manera para el buen funcionamiento de la empresa u organismo para el que trabajes. Además, debido a su polivalencia y la importancia de la información de esta, hay salidas laborales que probablemente aún no existan.

Bastante positiva, me ha sorprendido para bien. Es una carrera interesante que pasa bastante desapercibida a la hora de escoger estudios, pero que te aporta unas habilidades y competencias ya no solamente necesarias para el mundo laboral, sino también para la vida.

Mi consejo para aquellos que quieran estudiar este grado es que estén en constante aprendizaje, ya que las herramientas que aprendes en la carrera evolucionan de manera muy rápida y es importante ir adaptando a los cambios los conocimientos que has ido adquiriendo.

Por tanto, deja guiarte por tus intereses, vocación y perspectivas de trabajo, a la hora de elegir aquella carrera universitaria que te ayude a convertirte en el profesional que siempre has querido ser. Como dijo Confucio: “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día en tu vida”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *